Limpieza de spas

En un spa o centro de belleza, nuestros clientes deben de estar contentos. Esta es la major manera de fidelizarlos, ya que “lo importante no es que vengas, sino que vuelvas”.

Aquí juega un papel fundamental la limpieza. Si está limpio, huele a limpio (significa que no tiene olor a ningún producto químico, moho, polvo, etc... sólo se siente el aire fresco cuando está casi limpio de las bacterias) y por supuesto no se puede ver ninguna suciedad. Para conseguirlo se necesita un sistema de limpieza professional.

En un spa encontramos millones y millones de diferentes bacterias. Son como un pueblo, que vive en colonias y se reproduce para aumentar la población. También son muy agresivas. Tan pronto como los amenaces, empiezan la guerra por reproducción, pudiendo crear millones de nuevas bacterias con muy poco tiempo.

La única diferencia es que las bacterias no se pueden ver a simple vista. En caso de que ya vea colonia de bacterias (biofilm), significa que tenemos un gran problema.

Para obtener un buen resultado y minimizar las bacterias, hay que limpiar correctamente. Si no, podemos empeorar aún más y aumentar la cantidad de bacterias. Para limpiar correctamente debemos tener en cuenta:

Los diferentes tipos de suciedad: suciedad seca/húmeda, suciedad interna/externa, suciedad orcánica, polvo, etc.

Cómo limpiar estos diferentes tipos de suciedad: herramientas a utilizar, equipos, productos químicos, la temperatura a la que debemos limpiar, y otros